El Camino a la Felicidad España


Los 21 preceptos
























14. SE DIGNO DE CONFIANZA




precepto anterior siguiente precepto


A menos que uno pueda confiar en aquellos que le rodean, uno mismo corre un riesgo. Cuando aquellos con los que uno cuenta lo decepcionan, su propia vida puede volverse desordenada e incluso se puede poner en peligro su propia supervivencia.
La confianza mutua es el pilar fundamental de las relaciones humanas. Sin esta, toda la estructura se viene abajo.
Ser digno de confianza es una cualidad altamente estimada. Cuando se tiene, a uno se le considera valioso. Cuando se ha perdido, a uno se le puede considerar sin valor.
Uno debería lograr que otros a su alrededor la demuestren y se la ganen. Así se volverán mucho más valiosos para ellos mismos y para los demás.

14.1 Cumple tu palabra una vez que la hayas dado.


Cuando uno se compromete o hace una promesa o un juramento, uno debe hacer que se haga realidad. Si uno dice que va a hacer algo, debe hacerlo. Si uno dice que no va a hacer algo, no lo debe hacer.
El respeto que uno tiene por otro está basado, en no pequeña medida, en si la persona mantiene o no su palabra. Hasta los padres, por ejemplo, se sorprenderían de la medida en que desmerecen ante los ojos de sus hijos cuando una promesa no se cumple.
A la gente que cumple su palabra se le tiene confianza y se la admira. A la gente que no lo hace se le considera basura.
Aquellos que faltan a su palabra a menudo nunca tienen otra oportunidad.
Una persona que no cumple su palabra puede encontrarse pronto enredada y atrapada en toda clase de “garantías” y “restricciones” y hasta puede encontrarse desconectada de las relaciones normales con otros. No hay autoexilio más absoluto de los compañeros de uno que el dejar de cumplir las promesas una vez hechas.
Uno nunca debería permitir que otro dé su palabra a la ligera. Y uno debería insistir en que cuando se hace una promesa, esta se debe cumplir. La vida de uno mismo puede volverse muy desordenada al tratar de asociarse con gente que no cumple sus promesas. No es un asunto sin importancia.
El camino a la felicidad
es muchísimo más fácil de recorrer
con gente en la que uno puede confiar.

precepto anterior siguiente precepto