El Camino a la Felicidad España


Los 21 preceptos
























21. FLORECE1 Y PROSPERA2




precepto anterior epílogo


A veces, otros tratan de oprimirlo a uno, menospreciar sus esperanzas y sueños, su futuro y a uno mismo.
Por medio del ridículo y de muchas otras maneras, alguien que tiene malas intenciones hacia uno puede tratar de causar su caída.
Por la razón que sea, los esfuerzos para mejorar, para ser más feliz en la vida, pueden volverse el blanco de ataques.
Algunas veces es necesario manejar esto directamente. Pero existe un manejo a largo plazo que rara vez falla.
¿Qué están tratando exactamente estas personas de hacerle a uno? Están tratando de reducirlo a uno hacia abajo.
Deben de considerar que uno es peligroso para ellas de alguna manera: que si uno lograra prosperar en el mundo, podría ser una amenaza para ellas. Así pues, de diversas maneras, tratan de rebajar los talentos y capacidades de uno.
Algunos lunáticos incluso tienen un plan general que va así: “Si A logra más éxito, A podría ser una amenaza para mí; por lo tanto, debo hacer todo lo que pueda para que A tenga menos éxito”. Nunca parece ocurrírseles a estos que sus acciones podrían convertir a A en un enemigo, aun cuando antes no fuera un enemigo. Esto se puede clasificar como una forma casi segura de que estos lunáticos se metan en dificultades. Algunos hacen esto sólo por prejuicios o porque “no les cae bien alguien”.
Pero, comoquiera que se intente, el verdadero objetivo de estos es hacer que su blanco disminuya y fracase en la vida.
El verdadero manejo de esa situación y esa gente, la verdadera manera de vencerlos es florecer y prosperar.
Claro, es cierto que esa gente, al ver que la suerte de uno mejora, puede ponerse frenética y atacar mucho más fuerte. Lo que hay que hacer es manejarlos si uno tiene que hacerlo pero no cejes en florecer y prosperar, pues eso es lo que esa gente quiere que hagas.
Si floreces y prosperas más y más, esa gente entrará en apatía al respecto: puede que desista por completo.
Si las aspiraciones de uno en la vida valen la pena, si uno las lleva a cabo con algo de atención a los preceptos de este libro, si uno florece y prospera, ciertamente será el vencedor. Y, si todo va bien, sin dañar ni un solo pelo de sus cabezas.
Y ese es mi deseo para ti:
¡florece y prospera!

1. florecer: estar en un estado de actividad y producción; expandirse en influencia; prosperar; ir visiblemente bien.
2. prosperar: lograr éxito económico; tener éxito en lo que uno hace.


precepto anterior epílogo